FD MAGAZINE
7
R. Pero no entiendo por qué. En mis intervenciones
en televisión digo cosas básicas, y la gente lo agra-
dece. Yo creo que si el PP hubiera recogido todo
esto, pronunciarse con contundencia y con autori-
dad con respecto a cuestiones que no se pueden
dejar pasar. Si hubiera luchado por las víctimas del
terrorismo, si hubieran sacado al magistrado
López Guerra de Estrasburgo, en lugar de pactar
con Zapatero la continuidad, yo creo, de verdad,
que hubieran barrido. Rajoy llegó a gobernar en la
Nación accidentalmente, igual que le ocurrió a
Zapatero por otras cuestiones. Y Mariano Rajoy
tuvo la suerte, por fin, de que el descontento, el
clamor de la sociedad surgió cuando él se postula-
ba. Y si hubiera estado ahí Arias Cañete, pues
habría ganado igual las elecciones.
P.- ¿Cómo se toma que les etiqueten como el
equivalente al Frente Nacional francés?
R. Es un síntoma de pereza mental absoluto. Nos
han llamado de todo. Recuerdo una portada de la
revista «El jueves», tras la presentación del partido,
en la que salíamos la dirección y Ortega Lara sos-
teniendo una esvástica. A mí no me afecta ni un
minuto, es un acicate. La gente molesta lo está con
motivo. Y yo estoy tan orgullosa de todas las perso-
nas en las que yo creo, que cuando una persona
nos ataca por eso, sé que me estoy desmarcando
todavía más de esos postulados, que me avergüen-
zan: el aborto libre, quemar la bandera y ultrajarla,
abuchear el himno, denigrar a las Fuerzas Armadas,
atacar a la Policía en las manifestaciones...
P.- ¿Cómo valora el trato que reciben de los
medios de comunicación? Aparecieron en la pre-
sentación del partido y luego «pacto de silencio».
R.- Los medios de comunicación no nos van a ayu-
dar, porque el Gobierno se aprovecha de la asfixia
económica de los cuatro o cinco grandes medios,
con lo cual lo más triste es que el periodismo deja
de tener una función social real. Ese es otro pro-
blema aparte y bastante triste. La verdad es que
tenemos bastante difícil poder compensarlo.
Vamos a salir a la calle, el boca a boca es muy
importante, pero si, por ejemplo, en la Comunidad
Valenciana, el 95 por ciento del espacio electoral
está reservado a los partidos con representación
parlamentaria y el 5 por ciento al resto, pues eso
es un hándicap. No podemos salir en los medios,
ya que los periodistas que antes nos llamaban,
ahora no nos contestan. Nosotros no tenemos los
medios económicos que tienen ellos, ni la estruc-
tura, ni cobramos subvención del Estado ni pacta-
mos con los nacionalistas.
P. ¿Cuál es el mayor precio que está pagando
por su actividad política?
R.- Mi mayor precio es estar lejos de mi familia.
Pero cuando tengo un bajón anímico pienso que
mi hijo va a estar orgulloso en el momento que él
tenga la noción y capacidad de dilucidar lo que
está haciendo su madre, y que estoy luchando por
su futuro. Y ahí entra esta necesidad que tengo,
especialmente, en que él cuente con referentes. Y
un referente, está claro, pueden ser las Fuerzas
Armadas; y como no, su madre.
“VOX defiende la
Unidad Nacional, la
cultura del esfuerzo, la
excelencia en la
Educación”
1,2,3,4,5,6,7,8 10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,...52