FD MAGAZINE
7
P.- ¿Tiene algún periodo de la historia que mire con
más admiración? ¿cuál en concreto y por qué?
R.- La historia creo que se debe examinar con
sentido crítico y valorando el pasado con sus luces
y sombras. Me gustan más los hechos que los
periodos. La defensa de Cartagena de Indias por
Blas de Lazo y el heroísmo del Regimiento de
Caballería Alcántara en la retirada de Annual en
1921 me enorgullecen como español!!
P.- ¿Qué concepto tiene usted de la Milicia?
¿qué virtudes destacaría de esa forma de vida
que es –o era- la Milicia?
R.- Los valores de la milicia de una sociedad demo-
crática se pueden resumir en proteger la libertad y
la seguridad de sus conciudadanos dentro de un
Estado de Derecho y bajo el respeto por la primacía
de la autoridad civil en los asuntos públicos. Son
profesionales que sirven a su país de una forma
concreta, poniendo si es preciso en juego su propia
integridad personal, pero que lo hacen sin olvidar
nunca que son personas. Los militares no son sólo
personas que obedecen órdenes, son personas
que deben actuar con criterio ético. Y desde luego,
la milicia es una profesión que presupone, además
de una formación técnica, una formación humana
integral para cumplir con la misión que le enco-
mienda la sociedad, con honor y responsabilidad.
P.- Un gran artista catalán, como es Augusto
Ferrer-Dalmau, protagoniza una pequeña gran epo-
peya para rescatar del olvido esa historia a través
de sus óleos. ¿Qué opinión le merece su obra? ¿y su
«locura» de dedicarse a la pintura militar?
R.- En España en los siglos pasados y hasta las pri-
meras décadas del siglo XX compartíamos con
otros países occidentales la tradición de pintores de
escenas militares, que podrían reproducir tanto
momentos de la vida cotidiana militar, como esce-
nas de maniobras o acontecimientos bélicos. Hoy
podemos ver en los museos del mundo ejemplos de
esta tradición artística que en España se había per-
dido. Me parece que la obra de Augusto Ferrer-
Dalmau
,
además de ser de una extraordinaria cali-
dad técnica
,
recoge esta sensibilidad y nos ayuda a
visualizar no sólo el pasado
,
sino también el presente
de nuestras Fuerzas Armadas, como hizo con su
trabajo sobre sus acciones en Afganistán en 2012.
La figura de los artistas militares o de guerra nos
ayuda a preservar y transmitir las dimensiones
visuales de la guerra y de la milicia que no se pue-
den reproducir simplemente mediante el relato o
la descripción escrita. Creo que sería positivo que
nuestro país tuviese más ejemplos como el de
Ferrer-Dalmau, como tienen la mayor parte de los
países occidentales.
El nacionalismo catalán es
una ideología política que
rechaza todo lo que compar-
timos los catalanes con el
resto de españoles, que falsea
nuestra historia
1,2,3,4,5,6,7,8 10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,...52